Lenguaje corporal para enamorar a una mujer

Aquí te transcribimos el reglamento de la postura, para que no haya mujer que resista tu actitud.

Mi querido seductor, si quieres que las mujeres pongan la mirada en ti, no dejes de prestar atención en estos tips que te serán más que útiles para enamorar a una mujer.

Ten en cuenta que el ser humano muestra en los ojos lo que pasa dentro de su cabeza, por ejemplo: Mirada arriba a la derecha muestra que se está buscando información racional en recuerdos vividos, pero cuando la mirada es a la izquierda se está creando una respuesta ya que es el sector creativo del cerebro.

La mirada hacia abajo tiene que ver con lo emocional y si es a la derecha o izquierda combina con lo anterior. De esta manera mediante preguntas, y al observar sus ojos podrás saber donde busca la información y así llevar la conversación hacia temas creativos y de emoción alternando con racionales.

Cuando se sienta atraída hacia ti mirará conscientemente hacia arriba en un intento de evitar parecer desesperada, y luego te mirará a los ojos.

Si en una charla ella mira directamente hacia un ojo y luego al el otro  y después a tu boca eso es un patrón triangular, cuando veas que esto suceda con una chica, deberías ir por un beso.

Si ella no puede dejar de mira a tu boca deberías ir por un beso, le puedes decirle solo… “está bien”. Y cuando ella te pregunte ¿que cosa?, le responderás “puedes besarme, yo también quiero besarte”

En la ocasión que tengas una conversación con una mujer, dale lugar, no debes estar directamente enfrentado a ella, eso te muestra desesperado, si ella se enfrenta a ti estará demostrando que tiene interés.

Cuando ella te vea por primera vez será probablemente caminando, debes dar pasos largos, zancadas amplias, cabeza hacia arriba, y buscar el contacto visual, tus hombros deben estar empujando hacia abajo de manera que sientas que tira el cuello, eso muestra que eres un hombre seguro.

En el caso de estar sentado ocupa la mayor cantidad de espacio, abre tus piernas, no bajes la cabeza, reclínate hacia atrás y abre las piernas como si tuvieras algo grande que entre ellas. Nunca te encorves, mantén la espalda lo más derecha posible.

Tu voz debería salir de tu estómago para que vibre y se sienta su poder, recuerda que el 30% de nuestra comunicación es el tono verbal. No hables con la garganta, excepto en situaciones que necesites hacer que las personas se sientan cómodas. Busca que las oraciones terminen con notas bajas lo que dejará una sensación de seguridad, las notas altas suenan a preguntas.

Elimina los eh y los uh de las charlas, es preferible que quedes espacios, los silencios no molestan, generan incomodidades misteriosas que demuestran seguridad.

El poder de la risa es extraordinario, si se ríen contigo se sientes cómodas y demuestran seguridad en ti.